Archivo de la etiqueta: contaminación

A poco sí? Veneno … ¿En el agua? (2)

Parte 2 de 3

Intercambio disparejo

Los pueblos de La Cañada, son generosos y desprendidos: su música, sus sabores, agua y tierra se ofrecen a propios y extraños, (casi) sin límites. De las entrañas del suelo la masa de arcilla  se transforma en ladrillo para construir las casas de quien sí puede pagar por los preciados tabiques en La Sultana del Duero o en La Villa de Las Flores. No se amasa y quema el barro para formar  muros que protejan los lechos de las familias de Huáncito o Tacuro. También con el barro negro y café, las manos de artesanos dan forma a cazuelas y ollas, comales y alcancías que llenan de alegría con pesos y tostones guardados con celo para <<un imprevisto>> o para el cierre de una melancolía, pero son enseres domésticos y artesanías que se venden en lugares más allá de los límites de Michoacán.

Resultado de imagen de La Cañada michoacán
Los 11 Pueblos

La Cañada,  ofrece sus aguas cristalinas a la agroexportación de berries plantadas en las tierras feraces de Tangancícuaro y Zamora; también aporta la energía de las y los jornaleros para el corte de fresa y zarzamora y para echar tortillas en los restaurantes <<típicos>> de las urbes, aguas abajo.

Sin duda, lo más valioso que posee esta micro región y que es el insumo principal para la agropexportación de berries, es el agua. Para las empresas y agricultores que ahora invierten aquí y mañana en tierras menos explotadas es una fortuna contar con una buena parte de los 8,526 litros por segundo que aportan los 52 manantiales de la cuenca media alta. De esos veneros, localizados en Chichota, Tangancícuaro, Tlazazalca, Santiago Tangamandapio y Jacona, 28 se ubican en Chilchota y ocho de ellos aportan más de cien litros cada segundo: Chilchota (897), Tanaquillo rio dentro (766), Tanaquillo (354), Echonaricho-Queréndaro (273), Molino de Alcántar (158), El Chirimoyo ((126), Ixta I (117) y Los Fresnos (109) (Silva García, et al. 2016). Otro, con un aforo menor y una gran riqueza simbólica, porque ahí se origina el Duero,  es Ostákuaro con 70 litros.

Otra ventaja que ofrece Chilchota es su diferencial de altura: no puede evitar que el agua fluya hacia los valles de Tangancícuaro, Zamora y Jacona…

 

*J.Luis Seefoó Luján, es colaborador de Zamora Despierta. Doctor en Desarrollo Regional por la UdeG y profesor investigador del Centro de Estudios Rurales de El Colegio de Michoacán. seefoo@colmich. edu.mx

A poco sí? Veneno … ¿En el agua?

Por: J.Luis Seefoó Luján*

El texto aborda la posibilidad de que el uso excesivo de plaguicidas asperjados en los cultivos establecidos en Santo Tomás y otras localidades de Chilchota esté contaminando los cuerpos de agua, tanto por arrastre como por filtración desde las parcelas donde se cultivan frutos rojos (fresas, zarzamoras, frambuesas y arándanos) y hortalizas (brócoli, repollo).

berries.jpg
Berries michoacanas

Parte 1 de 3

Arrendamiento sin restricciones

La Compañía Agrícola Superior, S.P.R. de R.L. (La Compañía, en lo sucesivo) había suscrito contratos de arrendamiento en alrededor de 170 hectáreas de tierras comunales en Santo Tomás, tierras localizadas  en los predios  Potrero y Conero (70 ha fresa), Fresno y Curirio (40), Pakapititaru (20), San T’umasu (15), K’uerechan (10) y Tzinzunio (15), todas para arándano

La Compañía es representada en los contratos por Andrés Guzmán Avalos domiciliado en calle Ignacio Ramírez número 150, CP 59800 entre las calles Tulipán y San Juan, Fraccionamiento San Agustín, de Jacona, Michoacán. Eventualmente, ante los comuneros aparece el señor Tizoc Zapién Alvarez, identificado como contador de la misma compañía, y en situaciones conflictivas, es el Lic. Héctor Valdés Aguirre quien comparece.

No obstante, que en Santo Tomás son los señores Guzmán Avalos, Zapién Alvarez y Valdés Aguirre quienes hablan a nombre de La Compañía, en un litigio agrario en el que se demanda a la misma empresa agrícola por explotar una parcela sin consentimiento del posesionario, el demandado es  Roberto Longoria, en representación de Val-Mex Frozen Foods, LLC, que al parecer es la razón social que se beneficia de las rentas suscritas por Agrícola Superior, S.P.R. de R.L.

Roberto Longoria a nombre de Val-Mex Frozen Foods, LLC está domiciliado en 1891 Red River Tril, San Antonio, Texas, en los Estados Unidos.

Agrícola Superior S.P.R. de R. L. (con domicilio en  Jacona) firma contratos de arrendamiento por 10 (diez) años, y  paga 10 (diez) mil pesos por hectárea/año sin fijar restricciones que protejan el suelo y velen, también, por los intereses del comunero. El contrato es tan flexible que asienta: “para cultivo de fresa, arándano, frambuesa, etc.” La cláusula final del documento insinúa el favor que el empresario hace al comunero: “de tener interés, La Compañía Agrícola Superior, S.P.R de R.L. de seguir rentando se le dará preferencia en el arrendamiento”. Los contratos son tan elásticos -para los empresarios- que  usan e impactan el suelo y el agua -relativamente limpia- de La Cañada a título casi gratuito.

Debido a los niveles de  pobreza, en La Cañada hay comuneros dispuestos a rentar sus tierras por menos de 10 mil pesos y trabajadores necesitados de contratarse por menos de 180 pesos diarios por jornal. Esta condición se combina con la ancestral contradicción en los pueblos de La Cañada (las divisiones entre una comunidad y otra o contra todas las demás, las riñas por cualquier motivo), de tal modo que si los comuneros de Santo Tomás presionan a Val-Mex Frozen Foods, LLC (razón social de Agrícola Superior en Texas), habrá otra comunidad que abra sus tierras para que las exploten.

Los contratos elásticos -para los empresarios-  no establecen condiciones acerca del uso de maquinaria (profundidad de barbecho y surcada), ni sobre la aplicación de herbicidas. El arrastre de tierra por acción del agua en épocas de lluvia es frecuente. Además, La Compañía trazó regaderas, caminos, removío cercas, bordos y construyó puentes para compactar los predios sin ninguna consideración ambiental ni pago de servidumbres.

Agrícola Superior ha llegado al extremo de aplicar arrendamientos con individuos que no son dueños ni posesionarios y de ese modo no paga renta por usar 2-83-63.87 hectáreas que indebidamente plantó de arándano desde el año 2014, lo que ha motivado juicios en su contra.

Actualmente en el Tribunal Unitario del Distrito 017, Morelia, sigue su curso el juicio agrario 931/2018 en controversia  para que la mencionada empresa agrícola restituya las tierras al legítimo posesionario que nunca signó trato alguno con esa compañía. Es de esperarse que el magistrado dilate el asunto, sirviendo por omisión a los grandes negocios privados representados por Héctor Valdés Aguirre a nombre de Val-Mex Frozen Foods, LLC.

*Colaborador de Zamora Despierta. Doctor en Desarrollo Regional por la UdeG y profesor investigador del Centro de Estudios Rurales de El Colegio de Michoacán. seefoo@colmich. edu.mx

No hay tiempo para seguir equivocándose

J.Luis Seefoó Luján*

tierra.jpg
Día de la Tierra

Como ocurre con la madre,  el árbol, el agua o cualquier otro ser o elemento importante, vital para los humanos, durante 364 días se le trata mal o con suficiente indiferencia y cada año, en “su día”, durante algunas horas se le recitan poemas para luego volver a los maltratos habituales.

De igual modo, en circunstancias coyunturales, autoridades y ciudadanos de “a pie”, ONGs con intereses medio ambientales, coincidimos imaginando que es deseable –y posible- establecer  y respetar indicadores para  manejar los ecosistemas sin rebasar su capacidad de carga. Es el caso de Camécuaro en la primera quincena de marzo.

De eso hablábamos en las primeras semanas de marzo y parecía de de veras escuchar que  Rafael Melgoza Mercado, acalde de Tangancícuaro, propusiera invitar a la población regional a no saturar el parque en Semana Santa. A los pocos días promovía por todos los medios (sobre) llenar de turistas el lago. O sea: captar el mayor ingreso monetario posible.

Por motivos comprensibles, Camécuaro estuvo en la agenda pública y fue viable platicar con las autoridades de Tangancícuaro sobre la forma en que se ha manejado el Lago desde su decreto formal como Parque Nacional en tiempos de Cárdenas.

Como parte de ese intento de diálogo asumimos el compromiso de registrar, acopiar y difundir  los materiales “a la mano” para contribuir a la elaboración de un plan de manejo que incluyera, incorporación de espacio para generar las zonas núcleo,  de amortiguamiento; propuestas de plantas de tratamiento de aguas residuales; definir y aplicar parámetros de capacidad de carga tanto para el lago, el cerro de La Cruz como el andador aguas abajo, etc.

Bajo esa orientación celebramos dos  reuniones los días miércoles, excepto en esta fase vacacional- para la lectura de documentos contando –a veces- con la exposición de los propios autores.

Entre otros, Jaime Nava Velázquez, CIIDIR-IPN (marzo 27) expuso acerca de los distintos tipos de áreas naturales protegidas y  los parámetros que deben incorporar un plan de manejo; Marisol López Madrigal (abril 3) explicó su propuesta para modificar sustancialmente las prácticas del turismo  y de la administración a fin de reducir casi a cero el consumo de agua en los sanitarios así como rehabilitar y preservar la flora endémica; y, Octavio H. Meza Ortiz & Martín Foley de la casa de la Cultura Feliciano Béjar de Jiquilpan, comentaron los principales hallazgos que registrara Octavio en la investigación  sobre Camécuaro realizada en 2010-2011 para elaborar su tesis de maestría.

El azolve, la contaminación bioquímica, el desequilibrio en la fauna local, la deficiente administración observados en 2010-2011, se mantienen y hoy empeoran. Uno de los aspectos altamente positivos es la producción de sabinos y una importante reforestación con esos materiales locales.

Interesantes alternativas para el tratamiento de las aguas servidas han sido abordadas en estas reuniones:

a) Una primera y que resolvería de “tajo” la contaminación del agua es construir y usar letrinas secas ; medida extrema que alteraría las rutinas de un turista que aspira a la mayor comodidad posible (como defecar en el lago o detrás de un ahuehuete); este esquema requiere de un amplio proceso de orientación.

b) Tratamiento a base ionización magnética, que según Magna Power, empresa oferente, constituye una alternativa en el mejoramiento de la calidad del agua para múltiples aplicaciones; su costo de $2,832,669, la hace menos atractiva.

c) Biomasa y biogás es un proyecto que  integra de soluciones al manejo de residuos sólidos (basura) y al tratamiento de aguas residuales. Es una propuesta que atiende a fondo el problema empezando por la separación de los residuos sólidos (basura). La Asociación Mexicana de Biomasa y Biogás (AMBB) ofrece asesoría para instalar plantas (de diversos tamaños, según calidad y cantidad de aguas y residuos. Localmente, la asociación Ciclo de Vida es el contacto para familiarizarse con esta tecnología.

Con la divisa de investigar, enseñar y difundir, realizamos más de ocho reuniones (cuarenta horas, por lo menos), hicimos tres recorridos por el parque y enviamos todos los materiales acopiados a las autoridades de Tangancícuaro que se ausentaron a partir  del 27 de marzo. Otra referencia significativa es la siguiente: desde fines de febrero  solicitamos copia del proyecto de nuevo drenaje  y copia de la minuta que asienta el acuerdo respectivo del cabildo para realizar dicha obra; días después, en  forma verbal (en una de las reuniones semanales) pedimos copia del reglamento actual y de las propuestas que trabajan para elaborar el plan de manejo.

No hace falta decir que a dos meses de formulada la  petición no tenemos respuesta.

¿Cambiará el proceder de las autoridades de Tangancícuaro?

Depende de la presión social que perciban o imaginen, no los harán variar nuestras razones. Eso es lo de menos. Hay cientos de cuartillas técnicamente bien sustentadas acerca de la condición del parque; el primer y más completo estudio fue elaborado por Carlos Escalera en 1998, hace veinte años. Tal investigación fue co-financiada por el gobierno de Tangancícuaro. Si no actúa no es por ignorancia.

Seguro que hoy, en el Día de la Madre Tierra, el lago estará en el centro del homenaje, y el resto del año se le mal tratará como ocurre con aquellos seres y cosas valiosas para la vida.

*Doctor en Ciencias Sociales por la UdeG, colaborador de Zamora Despierta. El contenido de este artículo es responsabilidad de su autor/a.

Incumplen en Zamora y Jacona norma oficial de fuego agrícola

incendio.jpg
Contaminación por quema de pastizales

Autoridades municipales y propietarios de lotes baldíos y terrenos, persisten en el incumplimiento de la Norma Oficial de fuego agrícola. Apenas pasan los días de frío y vemos cómo los cielos azules de Zamora y Jacona se vuelven grises con todo el humo producto de la quema de pastizales. Un problema de salud ambiental que parece no importar a nadie.

El problema va más allá, pues muchos de estos terrenos colindan con casas particulares o zonas habitacionales, generando un efecto nocivo en sus habitantes y en la población en general.

Apenas la semana pasada, una inmensa nube de humo, a causa de una de estas quemas, impedía por completo la visión de viandantes y conductores, a la altura del centro comercial de Plaza Ana. El riesgo que este tipo de situaciones representa es aún mayor, pues la nula visibilidad puede causar accidentes.

En fechas recientes fue emitido un comunicado por parte de CONAFOR, donde se exhorta a los propietarios de predios y parcelas que efectúan quemas de pastizales a contar con corta fuegos, procurar que no haya vientos fuertes, vigilar y supervisar la acción de principio a fin y sobre todo, tener la certeza de que las colindancias estén libres de maleza, pues si el fuego se sale de control, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, puede extenderse a viviendas o sitios de concentración de personas y originar una catástrofe aún más severa.

Aún con estas advertencias, las autoridades se hacen de la vista gorda, y los propietarios ni se inmutan realizando sus quemas fuera de la normativa. Tristemente las personas que habitamos ambas localidades, hemos normalizado esta situación incómoda e ilegal.

La Del­e­gación Michoacán de la Sec­re­taría de Agri­cul­tura y la Sec­re­taría del Medio Ambi­ente y Recur­sos Nat­u­rales, emi­tieron una Norma Ofi­cial oblig­a­to­ria que establece las reglas para el uso fuego agrí­cola, en la cual se estable­cen cri­te­rios y pro­ced­imien­tos a seguir cuando se realice esta práctica.

De igual man­era establece que el respon­s­able de usar fuego deberá tomar las medi­das de seguri­dad nece­sarias, detec­tar, com­batir y extin­guir los focos secun­dar­ios que se pudieran generar a fin de evi­tar acci­dentes deriva­dos en caso de que salga de con­trol y se propague a la veg­etación cir­cun­dante; de no lograrlo, deberán comu­ni­carlo de inmedi­ato a la autori­dad com­pe­tente más cer­cana, para que se adopten las acciones que cor­re­spon­dan.

La gente que realiza fuegos sin control, debe saber que estas prácticas, además de contaminar el aire, también erosionan el suelo. Muchas personas que han crecido en ambas localidades aseguran que ya no son lo que eran antes, pues durante febrero y marzo se levantan polvaredas inusuales, a causa de la terrible erosión a la que se ha sometido el suelo durante décadas, ante la mirada pasiva de las autoridades.

Desde Zamora Despierta informamos que la ciudad fue sede de la tercera mesa de trabajo de los Foros de Consulta para la Actualización de la Legislación Ambiental Estatal, con el fin de elaborar un documento íntegro que permita proteger el medio ambiente y los recursos naturales.

Esperamos que los acuerdos consensuados junto con agentes de la sociedad civil para proteger el medio ambiente de todo el Estado, no queden como letras en papel mojado.