CONCIENCIA CIUDADANA DESDE LA INFANCIA

9306bfed-cbde-45b9-bcaa-ea384afa8ed9-1000x600.jpg

Uno de los ejercicios de democracia que se ha implementado desde hace unos años en el ámbito político de nuestro país, involucra a los más pequeños en la toma de conciencia política, y en la toma de decisiones, especialmente en lo referente a los Derechos de la Infancia.

La niña Joanna Vega Ávila, originaria de Zamora Michoacán, comparte su experiencia en el 10º Parlamento Infantil de las Niñas y los Niños de México 2017, celebrado en febrero en el recinto de San Lázaro.

Como diputada, Joanna Vega se pronunció en contra del maltrato infantil y hablo las necesidades básicas del municipio que abarcaron 4 rubros: educación, salud, seguridad y empleo.

Entre las demandas que expresó esta pequeña ciudadana está la de “más y mejores becas, que haya más escuelas de tiempo completo y que sean cubiertas las necesidades de maestros y materiales que se requieren para que la educación este más enriquecida”.

En lo referente al ámbito de la salud, Joanna considera que se necesita “mayor calidad y calidez en los Centros de Salud”, mientras que en lo que respecta a la seguridad “es necesario que se obligue a los padres que abandonan a sus hijos a brindarles atención, comida, hogar y educación y si no cumplen se les sancione con severidad”.

“Los niños no deseamos nunca más que haya maltrato infantil en sus distintas modalidades: golpe, trabajo obligado que no corresponde a nuestra edad, acoso, abuso o explotación sexual y a quienes cometan estos delitos se les castigue con cárcel y que jamás salgan, que la seguridad sea parte importante en la agenda de nuestros gobernantes”, enfatizó de manera contundente la estudiante de la escuela Reforma.

Por último, en cuanto al empleo, esta alumna de 5º año de primaria expresó que “es necesario que nuestros padres cuenten con salarios más justos”.

Anuncios

“La burguesía no tiene más patria que sus bolsillos”: MSG

Hay personas que luchan un día, y son buenas.
Hay personas que luchan un año, y son mejores.
Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos.
Pero hay quienes luchan toda la vida,
esos son los imprescindibles.

Bertolt Brecht

IMG_3048

Hoy tuve la oportunidad de conocer a una de esas personas militantes, que lleva años luchando, y que como él mismo considera, morirá luchando. Manuel Sánchez Gordillo es el alcalde del utópico municipio de Marinaleda, Sevilla, una localidad que operativamente se define como el primer municipio cooperativo del territorio español.

Manuel Sánchez Gordillo no es un gigante, pero tampoco un fantasma.

A pesar de ser el rostro más visible del proyecto Marinaleda, es evidente que en la construcción de esta utopía ha participado y participa de la mano de muchas otras personas.

Marinaleda se presenta como utopía porque a lo largo de tres décadas ha dado muestras de que otra forma de organización comunitaria es posible. En los años 80’s, fue el primer municipio en hacer una huelga de hambre contra el hambre, hasta conseguir tener una extención de mil 200 hectáreas en tierras de cultivo para el autoconsumo de la comunidad. A partir de aquí Marinaleda empezará a reescribir su historia.

Desde la sede de Ezkerra-Berdeak, en Bilbao, Sánchez Gordillo pone el dedo en la llaga para recordarnos que la “democracia” nos ha vendido una libertad ficticia. “¿Libertad para qué?”, se pregunta, “¿del fuerte para oprimir al débil?”.

Convidado para reivindicar el día de la República, Sánchez Gordillo opina que “sin conciencia de clase La República seguiría siendo un papel celofán que nos cubre sin haber cambiado lo profundo”, y lo profundo, a decir de Manuel Sánchez, es ser tener claro contra qué luchamos, conscientes de que “la burguesía no tiene más patria que sus bolsillos”.

“No hay paz en la desigualdad. Donde no hay justicia, no hay paz”, reiteró el también sindicalista, haciendo notar que la guerra visible es a través de las armas, pero también está la otra guerra, la que no vemos, y es aquella contra las desigualdades y contra la pobreza.

“No se muere la gente que fabrica la guerra”, “cuando los pobres cogen las armas se les llama terroristas”, afirmó el político haciendo un severo llamado a exigir la salida de España como miembro de la OTAN.

“Nunca ha habido una organización más terrorista y más mortífera como la OTAN, y nadie se rasga las vestiduras por eso”, replicó contundentemente.

Antes de concluir su charla, Manuel Sánchez Gordillo se mostró confiado en que el cambio de mentalidad es un proceso lento, pero posible, aunque depende de cada persona. “El pesimismo lleva a la pasividad y la pasividad es complicidad con el sistema”, puntualizó.

ÉSTA VEZ, ARANTEPACUA

1079228_NpAdvHover.jpg
Funerales de las víctimas en Arantepacua

El miércoles 5 de abril nuevamente saltaron las alarmas a raíz de los enfrentamientos registrados en la comunidad de Arantepacua Michoacán, perteneciente al municipio de Nahuatzen en hechos que dejaron un saldo de 4 personas muertas, 7 heridas y 10 detenidos.

Lo anterior ocurre a casi un año del ataque perpetrado por parte de fuerzas policiales al municipio de Nochxistlán, Oaxaca, que dejó a su vez un saldo 8 personas muertas y más de un centenar de heridos, sin que se hayan fincado responsabilidades por estos hechos.

El enfrentamiento reactiva la añeja disputa entre Arantepacua, municipio de Nahuatzen y Capácuaro, perteneciente a Uruapan, en el que ambas comunidades se atribuyen la propiedad de 520 hectáreas de pino y encino que fueron adjudicadas a Capácuaro por decreto presidencial en 1947.

El pasado domingo 2 de abril, 38 comuneros de Arantepacua que tomaron un autobús de pasajeros con el que se disponían a entregar un documento a la Secretaría de Gobierno del Estado de Michoacán, fueron detenidos y acusados de privación de la libertad y ataques a las vías de comunicación.

A partir de este día se intensificaron las movilizaciones y fue el miércoles 5 de abril, en plena reunión de la mesa de negociaciones para solucionar este conflicto en Morelia, cuando se notificó el envío de un convoy con decenas de vehículos policiacos hacia Arantepacua. La versión oficial sostiene que el convoy iba a liberar los vehículos que se mantenían retenidos por parte de los comuneros.

El vocero de Arantepacua, Gustavo Jiménez, alertó al subsecretario de gobierno Armando Hurtado, que los comuneros estaban siendo atacados y allanados en sus domicilios, siendo víctimas de detenciones arbitrarias por parte de las fuerzas estatales y federales.

Tras esta violenta intervención murieron por disparos de arma de fuego Luis Gustavo Fernández, de 15 años; Francisco Jiménez Alejandre, 70 años; Carlos Jiménez Crisóstomo, 21 años; y Santiago Luna, 39 años, todos ellos habitantes de la comunidad de Arantepacua. Asimismo se tiene conocimiento de que 9 comuneros permanecen detenidos con cargos por homicidio en grado de tentativa (contra las fuerzas policiales) y ataques a las vías de cominicación. Hasta el momento no se cuenta información clara respecto a las personas que resultaron heridas, ni sobre las que permanecen desaparecidas.

En un sondeo de los medios de comunicación locales y nacionales, Laura Castellanos, corresponsal para Aristegui Noticias, es la única periodista que reportó desde el lugar de los hechos ofreciendo el testimonio de las víctimas, así como la identificación de los fallecidos, de quienes se habían difundido informaciones difusas.

La versión oficial aparecida en la web del Gobierno del Estado, asegura que los comuneros de Arantepacua rompieron los pactos resultantes de las negociaciones en las mesas de diálogo, establecidas hace 2 meses, y justificaron el abuso en el uso de la fuerza pública argumentando que los habitantes de la comunidad habían sido detenidos en flagrancia por la retención de vehículos para obstruir las vías de circulación, y sostiene que los elementos de la Policía Michoacana iban desarmados y fueron recibidos a balazos por los comuneros.

comuneros-Arantepacua-2.jpg

Recordemos que se trata del mismo gobierno que no fue capaz de hacer este mismo uso desmedido de la fuerza en el municipio de Zamora Michoacán, cuando grupos delincuenciales mantuvieron la ciudad bajo el terror durante más de una semana y no sólo reteniendo vehículos, sino obstaculizando las carreteras e incendiando establecimientos, super mercados y camiones de reparto, además de difundir amenazas para evitar que la gente saliera de sus casas si no era necesario.

En el caso de la comunidad de Arantepacua, se trataba de mediar en un conflicto que lleva décadas, y sobre el cual ya se habían establecido negociaciones, respetando la autonomía de las comunidades indígenas como dicta el mandato de gobierno.

Los testimonios confirman que además del allanamiento de morada a varios comuneros, en una comunidad de 3 mil habitantes como Arantepacua, las detenciones fueron ilegales.

Según informaciones de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (antes SRA), existen más de 50 conflictos por predios entre comunidades indígenas en Michoacán, de los cuales 25 pertenecen a la zona de la Meseta Purépecha. Según las autoridades agrarias, entre los obstáculos que dificultan la resolución de estos conflictos es que las comunidades en conflicto tienen en común documentos que avalan su propiedad, o bien, no existen señales que marquen los límites, o incluso, que después de un acuerdo, alguna de las partes lo desconoce y se reactiva el conflicto.

Captura-de-pantalla-2017-04-05-a-las-8.37.20-p.m..png
Intervención de la Policía Federal y el Ejército en Arantepacua: CNDH

Las últimas informaciones aclaran que la Comisión Nacional de Derechos Humanos atraerá el caso de Arantepacua pues reconoce que hubo participación tanto del Ejército Mexicano, como de la Policía Federal. (con información de Aristegui Noticias, La Jornada y El Universal).