MICHOACÁN ENTRE LAS ENTIDADES CON MÁS RIESGO PARA PERSONAL DE SALUD

dt.common.streams.StreamServer.cls.jpeg

Por si fuera poca la corrupción, la precarización y la negligencia dentro de las instituciones de salud en México, este sector es uno de los más vulnerables frente a los actos de la delincuencia organizada.

Desde que se recrudeció la guerra contra el narcotráfico, los hospitales han pasado a ser también escenario de la guerra, especialmente cuando se reciben a heridos con arma de fuego. Ante esta situación se han tomado escasas medidas.

Michoacán se considera uno de los estados con mayor peligrosidad para ejercer la profesión médica según publica Quadratín con fecha de 15 de noviembre de 2015. El personal de las clínicas es amenazado o sus familias e incluso, han sido víctimas por haber brindado atención a alguien que la delincuencia organizada quería asesinar directamente.

Michoacán, Guerrero, Guanajuato, Chiapas, Chihuahua y Tamaulipas son los estados que se consideran con más riesgo para ejercer la profesión médica, aunque los hechos de violencia en los espacios de salud han ocurrido en todo el país.

En dichas entidades se han dado levantamientos, violencia física y ejecuciones, no sólo en hospitales de la Secretaría de Salud, sino también en IMSS e ISSSTE, e incluso hasta en servicios médicos de universidades. Especialmente para el personal de enfermería, también representa una amenaza trabajar al lado de custodios armados dentro de las clínicas, circunstancia que se permite en casos extremos.

La diputada Beatriz Vélez, secretaria de la Comisión de Seguridad Social en el Congreso de Diputados, instó a la creación de una unidad especializada en delitos contra personal de salud, magisterio y trabajadores al servicio del estado.

A su vez, el secretario de salud de Sinaloa, Ernesto Echevarría, solicitó también a las autoridades, que las personas con lesiones de bala producidas en hechos violentos fueran remitidas a los hospitales militares que cuentan con rigurosa seguridad, de manera que se evite poner en riesgo al personal del hospital y que los pacientes sean rematados.

El hecho más reciente ocurrió el pasado 26 de octubre, en Ecatepec, Estado de México, cuando la Cruz Roja atendió a un llamado y al llegar al lugar encontraron a dos hombres baleados, uno de ellos había fallecido, mientras que el otro fue trasladado al hospital. Al llegar allí, un desconocido que al parecer los iba siguiendo, remató al herido y baleó a uno de los enfermeros en la pierna.

Dos semanas antes de este hecho dos camionetas pararon frente al hospital público de Cosamaloapan, en Veracruz de donde descendieron un grupo de 10 hombres armados, que redujeron a los guardias de seguridad y se dirigieron a rematar a un herido de bala que había sido ingresado el día anterior.