Archivo de la etiqueta: Ciudadanía Activa

No hay tiempo para seguir equivocándose

J.Luis Seefoó Luján*

tierra.jpg
Día de la Tierra

Como ocurre con la madre,  el árbol, el agua o cualquier otro ser o elemento importante, vital para los humanos, durante 364 días se le trata mal o con suficiente indiferencia y cada año, en “su día”, durante algunas horas se le recitan poemas para luego volver a los maltratos habituales.

De igual modo, en circunstancias coyunturales, autoridades y ciudadanos de “a pie”, ONGs con intereses medio ambientales, coincidimos imaginando que es deseable –y posible- establecer  y respetar indicadores para  manejar los ecosistemas sin rebasar su capacidad de carga. Es el caso de Camécuaro en la primera quincena de marzo.

De eso hablábamos en las primeras semanas de marzo y parecía de de veras escuchar que  Rafael Melgoza Mercado, acalde de Tangancícuaro, propusiera invitar a la población regional a no saturar el parque en Semana Santa. A los pocos días promovía por todos los medios (sobre) llenar de turistas el lago. O sea: captar el mayor ingreso monetario posible.

Por motivos comprensibles, Camécuaro estuvo en la agenda pública y fue viable platicar con las autoridades de Tangancícuaro sobre la forma en que se ha manejado el Lago desde su decreto formal como Parque Nacional en tiempos de Cárdenas.

Como parte de ese intento de diálogo asumimos el compromiso de registrar, acopiar y difundir  los materiales “a la mano” para contribuir a la elaboración de un plan de manejo que incluyera, incorporación de espacio para generar las zonas núcleo,  de amortiguamiento; propuestas de plantas de tratamiento de aguas residuales; definir y aplicar parámetros de capacidad de carga tanto para el lago, el cerro de La Cruz como el andador aguas abajo, etc.

Bajo esa orientación celebramos dos  reuniones los días miércoles, excepto en esta fase vacacional- para la lectura de documentos contando –a veces- con la exposición de los propios autores.

Entre otros, Jaime Nava Velázquez, CIIDIR-IPN (marzo 27) expuso acerca de los distintos tipos de áreas naturales protegidas y  los parámetros que deben incorporar un plan de manejo; Marisol López Madrigal (abril 3) explicó su propuesta para modificar sustancialmente las prácticas del turismo  y de la administración a fin de reducir casi a cero el consumo de agua en los sanitarios así como rehabilitar y preservar la flora endémica; y, Octavio H. Meza Ortiz & Martín Foley de la casa de la Cultura Feliciano Béjar de Jiquilpan, comentaron los principales hallazgos que registrara Octavio en la investigación  sobre Camécuaro realizada en 2010-2011 para elaborar su tesis de maestría.

El azolve, la contaminación bioquímica, el desequilibrio en la fauna local, la deficiente administración observados en 2010-2011, se mantienen y hoy empeoran. Uno de los aspectos altamente positivos es la producción de sabinos y una importante reforestación con esos materiales locales.

Interesantes alternativas para el tratamiento de las aguas servidas han sido abordadas en estas reuniones:

a) Una primera y que resolvería de “tajo” la contaminación del agua es construir y usar letrinas secas ; medida extrema que alteraría las rutinas de un turista que aspira a la mayor comodidad posible (como defecar en el lago o detrás de un ahuehuete); este esquema requiere de un amplio proceso de orientación.

b) Tratamiento a base ionización magnética, que según Magna Power, empresa oferente, constituye una alternativa en el mejoramiento de la calidad del agua para múltiples aplicaciones; su costo de $2,832,669, la hace menos atractiva.

c) Biomasa y biogás es un proyecto que  integra de soluciones al manejo de residuos sólidos (basura) y al tratamiento de aguas residuales. Es una propuesta que atiende a fondo el problema empezando por la separación de los residuos sólidos (basura). La Asociación Mexicana de Biomasa y Biogás (AMBB) ofrece asesoría para instalar plantas (de diversos tamaños, según calidad y cantidad de aguas y residuos. Localmente, la asociación Ciclo de Vida es el contacto para familiarizarse con esta tecnología.

Con la divisa de investigar, enseñar y difundir, realizamos más de ocho reuniones (cuarenta horas, por lo menos), hicimos tres recorridos por el parque y enviamos todos los materiales acopiados a las autoridades de Tangancícuaro que se ausentaron a partir  del 27 de marzo. Otra referencia significativa es la siguiente: desde fines de febrero  solicitamos copia del proyecto de nuevo drenaje  y copia de la minuta que asienta el acuerdo respectivo del cabildo para realizar dicha obra; días después, en  forma verbal (en una de las reuniones semanales) pedimos copia del reglamento actual y de las propuestas que trabajan para elaborar el plan de manejo.

No hace falta decir que a dos meses de formulada la  petición no tenemos respuesta.

¿Cambiará el proceder de las autoridades de Tangancícuaro?

Depende de la presión social que perciban o imaginen, no los harán variar nuestras razones. Eso es lo de menos. Hay cientos de cuartillas técnicamente bien sustentadas acerca de la condición del parque; el primer y más completo estudio fue elaborado por Carlos Escalera en 1998, hace veinte años. Tal investigación fue co-financiada por el gobierno de Tangancícuaro. Si no actúa no es por ignorancia.

Seguro que hoy, en el Día de la Madre Tierra, el lago estará en el centro del homenaje, y el resto del año se le mal tratará como ocurre con aquellos seres y cosas valiosas para la vida.

*Doctor en Ciencias Sociales por la UdeG, colaborador de Zamora Despierta. El contenido de este artículo es responsabilidad de su autor/a.

Anuncios

PORQUE TU, PORQUE YO, PORQUE TOD@S SOMOS PROYECTO VERDE

13654167_1932600330299894_2178090223888207449_nZamora Despierta entrevistó a José Enrique Mora Cárdenas, promotor de una iniciativa ciudadana destinada a cuidar el medio ambiente de la ciudad de Zamora, Michoacán. Se trata de “Proyecto Verde”.
Proyecto Verde surge de la necesidad de hacer conciencia sobre la terrible influencia del ser humano hacia el planeta, explica José Enrique Mora, y tras una mínima pausa lanza una llamada de atención: ¿es que no nos damos cuenta que estamos exigiendo en forma desmedida al planeta lo que necesitamos?
Con estudios en Filosofía y actualmente en Derecho, José Enrique se muestra desenvuelto al hablar así que continúa describiendo con entusiasmo los pormenores del proyecto. Nos cuenta que hasta el momento el movimiento ha encontrado mayor resonancia en los jóvenes, pero está abierto a todas las personas que quieran cambiar el rumbo de la apatía y la indiferencia ambiental. Hasta la fecha han conseguido convocar a unos 146 adolescentes y jóvenes de Zamora.
Cuando se le pregunta cuál fue la motivación para que se propusiera liderear este proyecto, nos explica que a raíz la formación de Ciencias Sociales, específicamente en el ámbito de la ecología, lo hizo sensibilizarse aún más ante los problemas medioambientales que se han agravado en los últimos 60 años, y le permitió conocer más de cerca las regulaciones internacionales en materia de ecología, como son el protocolo de Kioto o el de Río, que a decir de José Enrique empiezan a hacer conciencia en la gente.
Pero su iniciación quizás tenga más que ver con una anécdota que nos comparte José Enrique: “en casa quería sembrar un árbol y mi madre me dijo que no lo hiciera porque iba a romper el concreto. Con tal de llevar la contraria, busqué un árbol que no tuviera raíces profundes y me puse a plantarlo a las dos de la mañana. Al día siguiente le dejé una nota: “arbolito pequeño, cuidado con la madre” y mi madre cuando lo vio le dio risa y me dijo, no tienes remedio”.

“No tengan miedo a buscar el compromiso desde las cosas más sencillas, así como las personas aprenden a cuidar a un hijo, de esa misma manera debemos buscar medios para dignificarnos como personas en el cuidado al medio ambiente. Los tres ideales principales son el bien común, como el peldaño principal para cualquier acción. La justicia social, que significa dar a todos lo que merecen y si venimos a plenificarnos como personas, estos medios son las mejores herramientas. Por último, la dignidad humana, pues no hay una acción gratificante que no sirva para dignificar a las personas” (José Enrique Mora Cárdenas, Proyecto Verde)

José Enrique Mora reconoce que el proyecto está inspirado en la plataforma del polémico Partido Verde Ecologista, pues considera que teóricamente está muy bien planteada, aunque niega que la asociación que ha constituido gracias a Proyecto Verde tenga tintes partidistas.
Actualmente, José Enrique imparte clases en diversos colegios de Zamora, lo cual representa una oportunidad para introducir a sus alumnos en el ámbito medioambiental e invitarlos a participar en las acciones de Proyecto Verde.
En el breve tiempo transcurrido desde que se creo la asociación, Proyecto Verde convoca unos 146 jóvenes, entre alumnos de José Enrique y amigos, aunque la base del proyecto está constituida por Alejandra García, Ricardo Alvarado y Antonio Navarrete, quienes trabajan al lado de José Enrique en el proyecto que ya cumple tres meses.
Entre las principales acciones que se propone Proyecto Verde están las conferencias en escuelas, y se tiene contempladas labores de reforestación, limpieza de canales, cuidados contra la desertificación y reciclaje. En éste último punto, Enrique nos comenta que partir de octubre empezarán con la recolección de llantas, a fin de que se reutilicen en macetas o columpios.
Ahora con la temporada de lluvias se están enfocando concretamente en sembrar árboles en distintas colonias de la ciudad, “hasta la fecha hemos sembrado unos 420 árboles en este proceso, principalmente ceibas*. Le dejamos un moño y un mensaje “quiéreme” “adóptame” y le pedimos a los vecinos que le echen agua”.13330909_1028060923976268_3967636003497625817_n
En cuanto a la importancia de trabajar en redes, comenzando con las autoridades municipales, José Enrique explicó que hasta el momento han apoyado con la donación de árboles desde la Dirección de Planeación y Desarrollo, pero se espera un compromiso aún mayor, por parte de la Dirección de Medio Ambiente, que es a la que corresponden estas tareas.
Otra de las propuestas de la asociación, explica José Enrique, “es que agricultores que tienen grandes extensiones de terreno puedan ceder una porción donde sembrar árboles para delimitar los terrenos, en lugar de bardas. También queremos presionar para que los camioneros afinen sus motores en la ciudad, así como promover el uso bicicleta, que el Ayuntamiento ponga ciclovías”.


*Sabías que…

La ceiba, además de ser un árbol frondoso y que da mucha sombra, era considerado un árbol sagrado entre diversas civilizaciones prehispánicas de Mesoamérica, entre ellas los mayas, según los cuales el universo está estructurado en tres planos que se comunican a través de la Ceiba Sagrada. Precisamente por su importancia, los pueblos mesoamericanos solían sembrar ceibas en las plazas de sus ciudades.