Archivo de la etiqueta: Jacona

El dinero no se bebe ¡Defendamos Camécuaro!

J. Luis Seefoó Luján*

Resultado de imagen de camécuaro
Camécuaro en peligro

La colocación de tubos, de la calidad y diámetro que sea, siempre ha motivado sospecha en los vecinos, más si la autoridad actúa con cierto sigilo y sin mucho entusiasmo por informar. El “pensar mal” se acentúa cuando se olfatea algún negocio poco transparente. Ahora, tratándose de agua, del líquido vital que emana de los ricos manantiales de la cuenca media y alta del Duero, las sospechas se multiplican por los antecedentes de entubamiento.

Esta entrega versa sobre hechos pasados que abonan a la suspicacia pública en torno al nuevo tubo que coloca el Patronato del Parque Nacional Camécuaro, cuyo administrador, el señor Jesús Melgoza Mercado es hermano de Rafael Melgoza Mercado, alcalde de Tangancícuaro. La explicación del Presidente parece clara: se trata de instalar un ducto de 25 centímetros de diámetro por 980 metros de longitud para substituir al deteriorado drenaje que recoge las aguas servidas (negras) procedentes de los sanitarios y negocios instalados en la ribera derecha del lago. El nuevo ducto llevará la orina y heces fecales 280 metros más lejos descargando en el río que fluye desde Camécuaro en su salida para unirse a las corrientes de Tlazazalca y de Carapan en las Adjuntas donde forman el río Duero.

La solución parcial a la contaminación fecal del lago consiste en “defecar más lejos en la misma agua” y quedan en el “aire” varios puntos importantes:

a). ¿Qué entienden, el patronato (o sea Jesús) y el alcalde ( o sea, Rafael, su hermano) por parque nacional, área natural protegida? ¿De dónde y para dónde? ¿Nomás el espejo de agua donde hacen su negocio los pequeños restaurantes y del que se sirve el hotel Casa del Lago? El río que se forma, el bosque de galería, aguas abajo, ¿Son parte del parque nacional? ¿Se les puede tratar de cualquier modo y nada le sucederá a ese ecosistema?

b). ¿Qué resguarda el decreto de parque nacional y cómo se expresa esto en el plan de manejo? ¿Hasta dónde pueden seguirse asperjando plaguicidas en su ribera sin que nada pase? ¿Cómo encaja y que tipo de planta de tratamiento se ha proyectado construir antes de defecar en el río?

c). ¿Cómo y cuándo fue abordada esta obra por el cabildo de Tangancícuaro? En público y en privado hemos solicitado información al respecto al C. Presidente, Rafael Melgoza Mercado, Presidente Municipal de Tangancícuaro, entre tanto presentamos algunos hechos pasados para justificar la desconfianza.

Diferencias históricas entre Zamora y Jacona

1894: Los disgustos por el preciado líquido datan desde 1894 en que se dotó de agua a Zamora desde “El Bosque, localizado en Jacona, por un acueducto de 10 a 15 pulgadas. Tal dotación se basaba en que el “ojo de agua” se ubicaba en los terrenos de un particular, el prefecto Méndez Plancarte. Tiempo después, en 1923, al federalizarse las aguas del río Celio y los cuerpos que lo alimentan (El Bosque y La Presa Verduzco), Zamora confirmó la concesión e inició el pago de impuestos y/o aprovechamientos y/o derechos al gobierno federal por ese concepto.

1991: “El manifiesto al pueblo de Jacona” en el que el Lic. Sergio Antonio García Martínez alcalde, procedente del Partido Revolucionario Institucional, reclamaba en julio de 1991 el derecho a seguir disponiendo de una toma de doce pulgadas ante el supuesto intento zamorano de “captar toda el agua” por medio de la rehabilitación del acueducto y la construcción de dos tanques de almacenamiento. En Zamora gobernaba el CP Ignacio Peña García (PAN).

1994: Surge otra dificultad cuando Jacona, representada por el alcalde Angelberto Pérez Berber (FUI- Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional, FCRN), en marzo de 1994, aplicaba un proyecto hidráulico para sustituir dos tubos (4 y 8 pulgadas) por uno de 12 pulgadas. Zamora, gobernada por Guillermo Gómez, del PRI, se opuso argumentando que el gasto (aforo, litros por segundo) de un ducto de doce pulgadas es mayor que los volúmenes sumados de un tubo de cuatro más otro de ocho.

1998: Las coincidencias partidarias en los cabildos de ambas ciudades en mayo de 1998 parecían excelentes condiciones para rehabilitar el acueducto con el apoyo federal por casi cinco millones de pesos. Pese a que en ambas ciudades (conurbadas) los gobernantes procedían del blanquiazul, el plan se desvaneció por la presión priísta de someter el punto a un plebiscito jaconense. En la Villa de las Flores comandaba el Ing. Martín Espinosa Vidales, mientras que en la Sultana del Duero, el CP Julio Castellanos Ramírez.

La sed zamorana extiende sus ductos

2010: 29 de octubre, el gobierno municipal encabezado por el licenciado Alfonso Martínez Vázquez (PAN) y el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado (SAPAZ) presentaron el proyecto denominado “Sistema de Abastecimiento Zamora-Michoacán. Acueducto Cupátziro – Zamora 24.0” ante el cabildo de Tangancícuaro aunque llevaba meses cavando e instalando tubería desde Zamora hasta el punto seleccionado por el mismo SAPAZ para construir un cárcamo de bombeo y un acueducto para conducir agua desde el mencionado manantial Cupátziro (586 lps, aforo estimado por Silva García et al, 2016) ubicado en Tangancícuaro a 19 km de Zamora hasta ésta urbe.

Ubicar una toma en el actual vertedero de demasías en “El Piloncillo”, dentro del área del manantial Cupátziro y colocar la línea de conducción por las calles José María Morelos, Francisco I. Madero, Melchor Ocampo, Amado Nervo y avenida General Carlos Salazar, con diámetro de 24’’ (60.96 centímetros) y una longitud de mil 263 metros en zona urbana que continuaría por la zona federal en forma paralela a la carretera Zamora-Tangancícuaro no fue bien vista por las autoridades de esa municipalidad ni por sus representados. En consecuencia, el 9 de noviembre de 2010, el cabildo tomó el acuerdo no. 550 que desautorizaba la ejecución del proyecto.

2011: La segunda propuesta presentada por Zamora el 21 febrero consistía en la construcción de una toma y un cárcamo, aguas abajo del manantial de Camécuaro (un área natural protegida) , y el tendido de una línea de conducción de policloruro de vinilo (PVC) de 24” (60.96 cm) de diámetro por 16 km desde ese sitio hasta Zamora.

El proyecto corrió la misma suerte pues la presión social influyó para que la sesión extraordinaria del cabildo acordara: “se pacta negar la solicitud del licenciado Alfonso Martínez Vázquez, presidente municipal de Zamora, el cual pide la construcción de la obra denominada toma de agua del manantial Camécuaro” (Cabildo, acuerdo 594).

Vale anotar que la ríspida relación Zamora – Tangancícuaro por la pretendida conducción de agua desde el manantial Cupatziro (586 lps), localizado en el corazón de esa ciudad y/o el intento, también fallido de llevar agua de Camécuaro (1751 lps), un área natural protegida (parque nacional), hasta la parte noreste de Zamora, se obscurecía más por un detalle que no pasaba desapercibido: el llamado acueducto norte abastecería primero los fraccionamientos Monte Olivo, Hacienda del Valle, Hacienda de los Angeles y Acanto relacionados con firma Meda Casa, empresa cercana a la familia Sahagún – Fox. Esa cercanía familiar con el ex presidente de México, Vicente Fox Quezada, levantaba sospechas.

En el imaginario social no pasaba desapercibido que el cabildo local había exonerado a Meda Casa de pagos por permisos municipales (más de veinte millones de pesos). No es un simple detalle que Kena Méndez Dávalos, hermana del empresario inmobiliario, era regidora del cabildo zamorano y en 2014 era diputada local por el PAN.

Otro punto no menos inquietante a resaltar era la dimensión del ducto: más de medio metro de gordo: 60.96 cm de diámetro.

No hay descripción de la foto disponible.
Camécuaro significa: “Lugar de baño”

2014: A fines de enero de 2014, asomó la disputa por el proyecto zamorano para abastecer los tanques de La Beatilla. Entre el 14 y el 21 de febrero, el ayuntamiento de Jacona clausuró uno de los seis pozos profundos que el sistema operativo zamorano perforaba en zona disputada por ambas municipalidades. La divergencia se alimentaba por las suspicacias partidarias teñidas de azul, en Zamora gobernaba Rosa Hilda Rodríguez y en Jacona, Martín Arredondo Mercado.

Conflictos intra zamoranos

2014: El jueves 7 de noviembre de 2013, el señor Ramón Hernández (qpd), jefe de tenencia de Ario comunicó su desacuerdo con el plan de “llevar agua desde Riberas del Duero hasta Zamora porque muchas colonias de Ario carecen de agua”.

Desde el 12 de noviembre de 2013 había claras expresiones de inconformidad en Ario por la colocación de tubería para trasvasar 33 lps de líquido desde dos pozos de Riberas de Duero hacia el noroeste de Zamora (colonias Altamira, Puerta, Grande y Netzahualcoyotl). El conflicto se destrabó cuando Atahualpa Ventura Orozco (Director de SAPAZ, pre candidato del PAN) declaró en la plaza pública de Ario que “primero se abastecería a Ario”.

Un acto irreverente de la población de Ario fue quitar parte de la tubería que el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado (SAPAZ) había instalado en el fraccionamiento Riberas del Duero.

Para documentar la desconfianza hacia los políticos habrá que recordar que Riberas del Duero es un asentamiento que proyectó 4500 casas en un predio de 90 has y que la cabeza visible de ese negocio urbano es David Alfaro Garcés, ex regidor y pre candidato por el PRI a la presidencia municipal de Zamora para el periodo 2008-2011.

¿Entubar, privatizar?

2017: En octubre 7 inicia un controvertido proyecto auspiciado por el diputado federal Marko Cortés (PAN) y el alcalde Rubén Cabrera Ramírez (PAN proveniente de una metamorfosis de Movimiento Ciudadano). La idea de entubar parte del caudal del Celio, desde la Presa Verduzco beneficiaba, en lo inmediato a agricultores y negociantes inmobiliarios pero se anunciaba como la “construcción de red de agua potable de 1.290 km del Rio Celio a su paso por este municipio”.

Los 20 millones signados en convenio por Rubén Cabrera Ramírez, alcalde; Carlos Maldonado Mendoza, secretario de finanzas; y Victor Lichtinger Waisman, coordinador general de gabinete de Silvano, el 27 de octubre de 2016, habían sido autorizados para instalar una red de agua potable abastecida desde el Celio y, a la vez, para uso privado tal como se titula el proyecto: “para beneficio de la Asociación de Usuarios de las presas Urepetiro y Verduzco, Asociación Civil”.

Tal gestión, tenía antecedentes poco transparentes, Conagua, había suscrito un convenio (RM-E-Mich.-061 MOD1; CON-001-14, Informe final) fechado en mayo de 2015.

Por fortuna, el plan para entubar el río Celio no prosperó por una combinación de factores: presión social, dictamen negativo de las autoridades ambientales, revocación hecha por el propio cabildo de Jacona y, tal vez, por convencimiento de los líderes de la comunidad agraria de Jacona de la inviabilidad del proyecto.

2018: Entubamiento completo del manantial Santo Entierro con un ducto de 1,347.55 metros de longitud y un gasto de 40 litros por segundo para beneficiar en “forma directa a 1400 habitantes y de modo indirecto a 26,496” con 100 litros por día para cada habitante de Jacona. La obra se llevó a cabo con oposición de los habitantes de la calle Allende y una suerte de indiferencia –o aceptación de muchos otros barrios.

Una condición interesante es que el Director del Sistema de Agua Potable, Ing. Ulises Martín Urbina Granados, es cuñado del ex alcalde Cabrera.

Defecar más lejos

2019: Febrero, colocación de ducto 25 cm X 980 metros, nuevo drenaje (margen derecho) en el lago de Camécuaro. De pronóstico reservado.

La apuesta es que el cabildo transparente la obra y que, efectivamente, se trabaje bajo una noción integral de parque nacional y no sólo de negocios privados de hoteles, restaurantes y agricultura intensiva.

Obvio, sin la comprensión y apoyo de los usuarios, la causa medio ambiental de Camécuaro, estará perdida de antemano.

 

*Doctor en Ciencias Sociales por la UdeG. El contenido de este artículo es responsabilidad de su autor/a.

Anuncios

Incumplen en Zamora y Jacona norma oficial de fuego agrícola

incendio.jpg
Contaminación por quema de pastizales

Autoridades municipales y propietarios de lotes baldíos y terrenos, persisten en el incumplimiento de la Norma Oficial de fuego agrícola. Apenas pasan los días de frío y vemos cómo los cielos azules de Zamora y Jacona se vuelven grises con todo el humo producto de la quema de pastizales. Un problema de salud ambiental que parece no importar a nadie.

El problema va más allá, pues muchos de estos terrenos colindan con casas particulares o zonas habitacionales, generando un efecto nocivo en sus habitantes y en la población en general.

Apenas la semana pasada, una inmensa nube de humo, a causa de una de estas quemas, impedía por completo la visión de viandantes y conductores, a la altura del centro comercial de Plaza Ana. El riesgo que este tipo de situaciones representa es aún mayor, pues la nula visibilidad puede causar accidentes.

En fechas recientes fue emitido un comunicado por parte de CONAFOR, donde se exhorta a los propietarios de predios y parcelas que efectúan quemas de pastizales a contar con corta fuegos, procurar que no haya vientos fuertes, vigilar y supervisar la acción de principio a fin y sobre todo, tener la certeza de que las colindancias estén libres de maleza, pues si el fuego se sale de control, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, puede extenderse a viviendas o sitios de concentración de personas y originar una catástrofe aún más severa.

Aún con estas advertencias, las autoridades se hacen de la vista gorda, y los propietarios ni se inmutan realizando sus quemas fuera de la normativa. Tristemente las personas que habitamos ambas localidades, hemos normalizado esta situación incómoda e ilegal.

La Del­e­gación Michoacán de la Sec­re­taría de Agri­cul­tura y la Sec­re­taría del Medio Ambi­ente y Recur­sos Nat­u­rales, emi­tieron una Norma Ofi­cial oblig­a­to­ria que establece las reglas para el uso fuego agrí­cola, en la cual se estable­cen cri­te­rios y pro­ced­imien­tos a seguir cuando se realice esta práctica.

De igual man­era establece que el respon­s­able de usar fuego deberá tomar las medi­das de seguri­dad nece­sarias, detec­tar, com­batir y extin­guir los focos secun­dar­ios que se pudieran generar a fin de evi­tar acci­dentes deriva­dos en caso de que salga de con­trol y se propague a la veg­etación cir­cun­dante; de no lograrlo, deberán comu­ni­carlo de inmedi­ato a la autori­dad com­pe­tente más cer­cana, para que se adopten las acciones que cor­re­spon­dan.

La gente que realiza fuegos sin control, debe saber que estas prácticas, además de contaminar el aire, también erosionan el suelo. Muchas personas que han crecido en ambas localidades aseguran que ya no son lo que eran antes, pues durante febrero y marzo se levantan polvaredas inusuales, a causa de la terrible erosión a la que se ha sometido el suelo durante décadas, ante la mirada pasiva de las autoridades.

Desde Zamora Despierta informamos que la ciudad fue sede de la tercera mesa de trabajo de los Foros de Consulta para la Actualización de la Legislación Ambiental Estatal, con el fin de elaborar un documento íntegro que permita proteger el medio ambiente y los recursos naturales.

Esperamos que los acuerdos consensuados junto con agentes de la sociedad civil para proteger el medio ambiente de todo el Estado, no queden como letras en papel mojado.

CANCELAN PROYECTO DE ENTUBAMIENTO DEL RÍO CELIO

IMG_20160628_093254

El acuerdo tomado por el cabildo de Jacona en su sesión ordinaria número 97 -la noche del viernes 30 de junio- para cancelar el proyecto de entubamiento del río Celio es una decisión trascendental de la administración local que bajo todas las banderas políticas que han regido el municipio en su historia reciente ha puesto por delante la rehabilitación y defensa de los manantiales que afloran en su territorio.

También es un paso significativo en la actividad social, ambiental y académica que ciudadanos de los tres municipios en vías de metropolización  venimos impulsando para repensar ese tipo de propuestas cuyos resultados económicos no compensan las afectaciones medio ambientales que provocan.

De forma unánime, el cabildo se pronunció por cancelar el proyecto y reintegrar los recursos a la federación,   basado en cuatro consideraciones principales: 1) la indisposición del Presidente del módulo uno  para informar y aclarar los alcances y límites de la obra; 2) la negativa del mismo módulo para el uso humano directo (agua potable) mediante una obra hidráulica integral que sirva para regar plantas y calmar la sed de la gente;  3) las inconsistencias del proyecto; y,  los mayores  costos sociales, ecológicos, políticos y financieros comparados con sus  beneficios.

Adicionalmente, regidores, síndico y presidente, aprobaron que en lo sucesivo contarán con  asesoría pertinente que  evalúe cada obra y, de esa manera, disponer de información suficiente y confiable como una condición elemental antes de aprobar o rechazar cualquier propuesta.

Junio terminó con un consenso difícil para el gobierno municipal en medio de fricciones por lograr que los recursos públicos se orienten hacia los intereses privados.

Las comprensibles presiones por contar con agua limpia para la agricultura de exportación con el menor costo para los inversionistas y de disponer del líquido para necesidades humanas directas en un contexto político donde se aprovechan los <<hidrovotos>> para escalar hacia otros puestos, será el marco de la Conferencia de Prensa  que haga un balance para tomar una posición respecto al acuerdo asumido por el cabildo de Jacona y trazar las actividades venideras.

La conferencia de hoy  miércoles versará sobre:

a)      Las deficiencias técnicas del proyecto: ausencia del estudio de batimetría del manantial; carencia de un cálculo del caudal ecológico del Celio; inconsistencias en las dimensiones del ducto; desvió de la atención hacia las escorrentías pluviales como fuentes del río; y  omisión de las propuestas de captar agua de las barrancas (Reventón y Pescador) para <<generar manantiales>> y para evitar inundaciones en Jacona norte y el sur de Zamora.

b)      Incumplimiento de la normatividad en materia de agua (Ley de Aguas Nacionales), leyes ambientales (LGEEPA) y su especial silencio sobre la manifestación de impacto ambiental)  sí como reglas de desarrollo urbano.

c)      Manejo poco transparente tanto por el registro de un mismo proyecto  con presupuesto similar y  dos nombres y finalidades diferentes, como  por  el proceso de publicación de las bases, la licitación y aprobación, así como la omisión de la representación del módulo 1 para entregar la documentación completa, comparecer a informar al cabildo así como por su tácita negativa  de participar en los foros convocados para  aclaraciones públicas.

A T E N T A M E N T E

Comisión de Seguimiento del Entubamiento del Río Celio

FORO DE ANÁLISIS DEL PROYECTO DE “ENTUBAMIENTO DEL RÍO CELIO”

 

Lunes 5 de junio de las 9:30 a las 18:00 horas

Auditorio de la Escuela “Francisco J. Múgica”, calle Amado Nervo cerca del campo deportivo “Amado Nervo”, Jacona, Michoacán

Presentación

Con el privilegio de contar con 8526 litros por segundo que brotan de 49-52 manantiales, más el agua extraída de pozos profundos y la precipitación pluvial, más o menos regular de cada año, los pueblos de La Cañada –Carapan, Chilchota- y los asentados en las laderas y valles de Zamora y su región, satisfacen sus necesidades vitales directas y desarrollan la agricultura, ganadería, pesca, agroindustria y muchas otras actividades productivas y recreativas.

A primera vista, el agua parece abundante –excesiva- y la competencia por priorizar los distintos usos humanos no motiva conflictos sin solución, sin embargo la relación de fricciones entre los habitantes de una colonia con otra y/o con  los sistemas operativos, las diferencias entre unos gobiernos con otros por acceder a una fuente hídrica, cada vez son más recurrentes.

Hoy está en cuestión un proyecto de aprovechamiento agrícola que puede conducir al deterioro del manantial La Luz y su entono y suscitar divergencias sociales. Por la salud del medio ambiente y la mejoría en las relaciones humanas hace falta repensar las dimensiones y consecuencias del entubamiento de una parte o de la totalidad del caudal de esos veneros que forman el río Celio. Este foro apunta a compartir  puntos de vista, abonar suficiente prudencia en el cabildo y las autoridades del agua, y aplicar medidas adecuadas antes de que el destino nos rebase.

Objetivos generales:

Contribuir a generar conciencia y propiciar acciones ciudadanas para la preservación del medio ambiente

Objetivos particulares:

Identificar las fortalezas y debilidades técnicas, normativas y medioambientales del proyecto conocido como “Entubamiento del Celio”.

Proponer alternativas de solución a la contaminación y agotamiento del agua

 Dirigido a:

Cabildo de Jacona, sistemas de agua potable y alcantarillado (Jacona, Zamora y Tangancícuaro), Comunidad Agraria de Jacona, directivos de los módulos del agua del distrito de riego 061, Consejo Estatal de Productores de Fresa, Asociación de Productores de Papa, directivos de la Comisión Nacional del Agua (DR 061), Consejo de la cuenca Lerma-Chapala, colegios de ingenieros civiles y de arquitectos, investigadores y tesistas interesados en el agua,  empresas productoras de berries, aguacate y público en general.

 

Programa

9:30 horas

Dr. Octavio González Santana, Secretario General de El Colegio de Michoacán, Presentación

Moderador, J.Luis Seefoó Luján

Relatoría, Dra. Adriana Sandoval Moreno, UAER-UNAM Jiquilpan

10:00 -10:45

Autoridades Civiles y/o del Agua

“Rehabilitación y modernización del manantial Verduzco, localizado en el municipio de  Jacona, Michoacán para beneficio de la asociación de usuarios de las presas Urepetiro y Verduzco A.C., del distrito de riego 061”.

10:45 – 11:30

“Observaciones al proyecto Rehabilitación y modernización del manantial Verduzco …”

Ing. Manuel Torres Puga

De ingeniería hidráulica

Lic. Angélica Morales, Presidenta de Medio Ambiente Zamorano

Impacto ambiental y ley de aguas, administración pública (transparencia)

11:30 – 14:30

Moderador: Dr. José Luis Pimentel Equihua, Colegio de Posgraduados, Montecillo, Edomex.

Consideraciones ambientales generales

Dr. José Teodoro Silva García, CIIDIR IPN, Jiquilpan

“Los manantiales de la cuenca del Duero”

 Dra. Martha Alicia Velázquez Machuca, CIIDIR-IPN Jiquilpan

“La aportación del Celio a la dilución de contaminantes en el río Duero”

 Dr. Carlos Escalera Gallardo, CIIDIR-IPN, Jiquilpan

“Invertebrados como indicadores de calidad del agua”

 Dr. Conrado González Vera, CIIDIR-IPN, Jiquilpan

“Agua: Recurso y valor socio ecosistémico”

 Dr. Sergio Manzo Andrade, CIIDIR-IPN, Jiquilpan

“Factores ambientales involucrados en proyectos que alteran cuencas hidrológicas”

 Biólogo Jaime Nava Velázquez, CIIDIR-IPN, Jiquilpan

¿Y la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto de rehabilitación y modernización del Manantial Verduzco, localizado en el municipio de Jacona?

Receso

15:00 – 18:00

Moderador, Dr. Yanga Villagómez Velázquez, CER-Colmich

Relator, Arq. Sergio Pérez Sustaíta, CESPrimero de Mayo

Observaciones, propuestas, alternativas de solución

 

Informes e inscripciones

J.Luis Seefoó Luján

seefoo@colmich.edu.mx

jlseefoo@hotmail.com

ENTUBA…¡MIENTO!

Por: J. Luis Seefoó Luján

Tal vez lo que mejor caracteriza al proyecto del “tubo” es la manera en que se han gestionado los recursos y el cómo se informado a la sociedad. Ese modo de administración pública se identifica por el segundo componente de la palabra “entubamiento”, que es “miento”. No ha sido un asunto transparente. Por fortuna el alcalde, Rubén Cabrera Ramírez, convocará a una amplia reunión para informar si restricciones sobre este asunto. Si el proyecto, afecta al manantial “no se hace” porque “no vamos a dañar al medio ambiente”, dijo en una entrevista con la representación de algunos grupos ambientalistas el 8 de mayo en la sala de cabildo.

Un tubo poco transparente

Ante la ausencia de información de las autoridades (gobierno de Jacona y de la Comisión Nacional del Agua), los <> hemos dado <> y cuestionado la obra  que llamamos “entubamiento del Celio”.

A pesar de la charla con el alcalde, Rubén Cabrera Ramírez, el lunes 8 de los corrientes, las dudas se acrecientan. A pregunta expresa, la autoridad municipal responde que: a) ya se entregó una cantidad de dinero para el proyecto pero no precisa si ese recurso se destinó al estudio o es para la obra (la colocación del tubo); b) se licitó la obra; y, c). abastecerá a agua a algunas colonias populares de Jacona sumando 48 mil beneficiarios.

90aniver_df_rios05.jpg
Entubamiento de Los Remedios, CDMX

¿Qué se licitó y qué se está  pagando si no se  conoce el proyecto?

La cuestión no es menor pues, de viva voz, los mismos funcionarios no tienen certeza de ¿A qué altura –nivel- se ubica la toma de agua? ¿Qué tanto se afectaría al caudal y la flora-fauna, si se coloca a uno, dos metros o, de plano, en el fondo del cuerpo de agua? ¿Cuánta agua y en qué momentos la requieren las 944 hectáreas irrigables?

De igual modo, el aplicar dos nombres distintos para describir la obra, genera confusiones. Una aparece  orientada a la red de agua potable (1,290 metros del rio Celio “a su paso por la ciudad”) y otra a beneficio privado del módulo 1.

¿Los 20 millones signados en convenio por Rubén Cabrera Ramírez, alcalde, Carlos Maldonado Mendoza, secretaría de finanzas, y Victor Lichtinger Waisman, coordinación general de gabinete de Silvano,  el 27 de octubre de 2016, son para instalar una red de agua potable abastecida desde el Celio o son para uso particular tal como lo nombra el título del proyecto: “para beneficio de la Asociación de Usuarios de las presas Urepetiro y Verduzco, Asociación Civil”.

La carencia de información, la tardanza en proporcionar copia completa de dicho proyecto, genera más incertidumbre. Si es dinero social (nuestros impuestos) usable en un proyecto público, no debería ser un obstáculo insalvable hacer llegar los documentos a las personas y/o ONG,s interesadas.

Uno de los títulos oficiales de la obra es: “Elaboración de proyecto ejecutivo para la rehabilitación y modernización del manantial Verduzco, localizado en el municipio de Jacona, Mich. para beneficio de la Asociación de Usuarios de las presas Urepetiro y Verduzco, A.C. del Distrito de Riego 061” (Conagua, convenio RM-E-Mich.-061(MOD1)-CON-001-14, Informe final) fechado en mayo de 2015.

La gente “mal pensada” pregunta: ¿por qué si es factible dedicar algunos millones del erario público a estas obras privadas y no es tan sencillo –más bien, es imposible- que agua y drenaje de las colonias sean gratuitos?

¿Modernización o apropiación?

Textualmente, dice: “El dimensionamiento de la línea principal, a través de la cual se favorecerá a LA ASOCIACIÓN DE USUARIOS DE LAS PRESAS UREPETIRO Y VERDUZCO, A.C  del Módulo de Riego 061 tiene una longitud aproximada de 4 km, inicia en la obra de toma de la laguna Verduzco terminando en la presa La Esperanza con la cual se propone conducir el agua por medio de tubería para beneficiar una superficie de 944 ha para uso agrícola, motivo por el cual se desarrolla esta memoria de cálculo haciendo una descripción de los cálculos realizados” (Conagua, Informe Final, mayo 2015, p. 5).

Este proyecto se orienta por criterios económicos (menor longitud por hectárea), de eficiencia hidráulica (menor pérdida de energía y mayor uniformidad de presión) y topográficos (no cruzar calles pavimentadas, drenes y canales o estructura hidráulica que interfiera) (ibid, p. 5). Lo ambiental, el caudal ecológico y el suministro de agua a las colonias de Jacona no son de su interés. No, al menos en estos documentos.

Ninguna duda acerca de la intención de entubar: “… Dado que el proyecto contempla el entubamiento del caudal proveniente del manantial Verduzco hasta la zona de riego en la localidad de Jacona…” (Conagua, Informe Final, mayo 2015, p. 14).

“Rehabilitación y modernización” son palabras bonitas para nombrar una apropiación más segura del agua. Agua entubada, esencialmente, es control, poder sobre ese recurso estratégico. Entubar, cercar, es una de las caras de apropiar.

Colocar un tubo de a metro, ¿no afecta al manantial?

¡No se proyecta entubar el río Celio!, replican los impulsores del progreso. No, nomás colocar un tubo de PVC doble pared de 1050 milímetros (Conagua, informe final, mayo de 2015, p. 21) que se colocaría a 2 metros abajo del nivel del espejo de agua de la presa Verduzco para abastecer agua de riego a 944 hectáreas de cultivos.

Un ducto de 1.05 metros de diámetro tiene una superficie circular de 0.866 metros cuadrados (0.8659035 m2). Si, como describe la propuesta, se trata de una línea de 4,000 metros de longitud, nada más para llenarlo se necesitarán 3,463.614 metros cúbicos de agua tomados directamente del manantial.

Si la presa la Luz (Verduzco) aporta 1.340 m3/ s (1,340 litros por segundo), entonces en 2,584.78 segundos (unos 43 minutos) ese magnífico cuerpo de agua es capaz de llenar un tubo de esas dimensiones. Estas cuentas de aficionado a la plomería no toman en cuenta la velocidad del flujo ni la rugosidad del flujo.

Observaciones mejor meditadas invitan a considerar que un flujo de agua en un ducto de un metro de diámetro por 4 kilómetros de longitud y un desnivel de 45 metros causa una velocidad de 39.83 metros por segundo y demandaría un gasto de 35.81 m3/s de agua y, de ser así, es un riesgo vaciar la presa a niveles irreversibles. Desde luego que existen accesorios hidrológicos para controlar esa fuerza. Los planos muestran diferentes diámetros y pendientes, a partir de los cuales se estiman variadas velocidades y gastos: tramo 1, cota de salida a 1,609.88 metros sobre el nivel del mar, diámetro 1.06, velocidad 3.35 m/seg, un gasto de 2.99 m3/seg; tramo 2, cota de salida a 1,592.66 msnm, diámetro 0.91, velocidad 14.08 m/seg, un gasto de 9.25 m3/seg; tramo 3, 1,586.30 msnm, D 0.72 m,  velocidad 7.44 m/seg y  un gasto de 4.88 m3/seg.

En los tres escenarios, la extracción es mayor que la producción de agua de los manantiales.

Algo curioso de la propuesta es que detalla el funcionamiento hidráulico del Celio en 115 cuartillas y ¡ni una palabra! acerca  del manantial que da origen al río! Como comentaremos en otra entrega, los estudios que nos han facilitado ignoran la batimetría de “La Luz”; la ubicación de los manantiales próximos y/o de alturas significativas, la posibles repercusiones al ecosistema. (Artículo publicado en el diario Zeta de Zamora, Año XXVII, Número 7,399, 12 de mayo de 2017)