Archivo de la etiqueta: Aristegui Noticias

ÉSTA VEZ, ARANTEPACUA

1079228_NpAdvHover.jpg
Funerales de las víctimas en Arantepacua

El miércoles 5 de abril nuevamente saltaron las alarmas a raíz de los enfrentamientos registrados en la comunidad de Arantepacua Michoacán, perteneciente al municipio de Nahuatzen en hechos que dejaron un saldo de 4 personas muertas, 7 heridas y 10 detenidos.

Lo anterior ocurre a casi un año del ataque perpetrado por parte de fuerzas policiales al municipio de Nochxistlán, Oaxaca, que dejó a su vez un saldo 8 personas muertas y más de un centenar de heridos, sin que se hayan fincado responsabilidades por estos hechos.

El enfrentamiento reactiva la añeja disputa entre Arantepacua, municipio de Nahuatzen y Capácuaro, perteneciente a Uruapan, en el que ambas comunidades se atribuyen la propiedad de 520 hectáreas de pino y encino que fueron adjudicadas a Capácuaro por decreto presidencial en 1947.

El pasado domingo 2 de abril, 38 comuneros de Arantepacua que tomaron un autobús de pasajeros con el que se disponían a entregar un documento a la Secretaría de Gobierno del Estado de Michoacán, fueron detenidos y acusados de privación de la libertad y ataques a las vías de comunicación.

A partir de este día se intensificaron las movilizaciones y fue el miércoles 5 de abril, en plena reunión de la mesa de negociaciones para solucionar este conflicto en Morelia, cuando se notificó el envío de un convoy con decenas de vehículos policiacos hacia Arantepacua. La versión oficial sostiene que el convoy iba a liberar los vehículos que se mantenían retenidos por parte de los comuneros.

El vocero de Arantepacua, Gustavo Jiménez, alertó al subsecretario de gobierno Armando Hurtado, que los comuneros estaban siendo atacados y allanados en sus domicilios, siendo víctimas de detenciones arbitrarias por parte de las fuerzas estatales y federales.

Tras esta violenta intervención murieron por disparos de arma de fuego Luis Gustavo Fernández, de 15 años; Francisco Jiménez Alejandre, 70 años; Carlos Jiménez Crisóstomo, 21 años; y Santiago Luna, 39 años, todos ellos habitantes de la comunidad de Arantepacua. Asimismo se tiene conocimiento de que 9 comuneros permanecen detenidos con cargos por homicidio en grado de tentativa (contra las fuerzas policiales) y ataques a las vías de cominicación. Hasta el momento no se cuenta información clara respecto a las personas que resultaron heridas, ni sobre las que permanecen desaparecidas.

En un sondeo de los medios de comunicación locales y nacionales, Laura Castellanos, corresponsal para Aristegui Noticias, es la única periodista que reportó desde el lugar de los hechos ofreciendo el testimonio de las víctimas, así como la identificación de los fallecidos, de quienes se habían difundido informaciones difusas.

La versión oficial aparecida en la web del Gobierno del Estado, asegura que los comuneros de Arantepacua rompieron los pactos resultantes de las negociaciones en las mesas de diálogo, establecidas hace 2 meses, y justificaron el abuso en el uso de la fuerza pública argumentando que los habitantes de la comunidad habían sido detenidos en flagrancia por la retención de vehículos para obstruir las vías de circulación, y sostiene que los elementos de la Policía Michoacana iban desarmados y fueron recibidos a balazos por los comuneros.

comuneros-Arantepacua-2.jpg

Recordemos que se trata del mismo gobierno que no fue capaz de hacer este mismo uso desmedido de la fuerza en el municipio de Zamora Michoacán, cuando grupos delincuenciales mantuvieron la ciudad bajo el terror durante más de una semana y no sólo reteniendo vehículos, sino obstaculizando las carreteras e incendiando establecimientos, super mercados y camiones de reparto, además de difundir amenazas para evitar que la gente saliera de sus casas si no era necesario.

En el caso de la comunidad de Arantepacua, se trataba de mediar en un conflicto que lleva décadas, y sobre el cual ya se habían establecido negociaciones, respetando la autonomía de las comunidades indígenas como dicta el mandato de gobierno.

Los testimonios confirman que además del allanamiento de morada a varios comuneros, en una comunidad de 3 mil habitantes como Arantepacua, las detenciones fueron ilegales.

Según informaciones de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (antes SRA), existen más de 50 conflictos por predios entre comunidades indígenas en Michoacán, de los cuales 25 pertenecen a la zona de la Meseta Purépecha. Según las autoridades agrarias, entre los obstáculos que dificultan la resolución de estos conflictos es que las comunidades en conflicto tienen en común documentos que avalan su propiedad, o bien, no existen señales que marquen los límites, o incluso, que después de un acuerdo, alguna de las partes lo desconoce y se reactiva el conflicto.

Captura-de-pantalla-2017-04-05-a-las-8.37.20-p.m..png
Intervención de la Policía Federal y el Ejército en Arantepacua: CNDH

Las últimas informaciones aclaran que la Comisión Nacional de Derechos Humanos atraerá el caso de Arantepacua pues reconoce que hubo participación tanto del Ejército Mexicano, como de la Policía Federal. (con información de Aristegui Noticias, La Jornada y El Universal).

Anuncios

ÉSE QUE LE MIENTE, ES SU PRESIDENTE

Está claro que EPN no rige su actuar por los principios de la ética. Está claro el plagio, está clara su ignorancia, es clara la mentira y el descaro, está clara su torpeza e ineptitud, es más que claro su oportunismo y su nulo liderazgo. EPN nada sabe del país que gobierna, del dolor de las familias de los desaparecidos y los muertos en este clima de violencia sin control, de las mujeres que vivimos con miedo, de las víctimas de cientos de delitos sin esclarecer, de la impotencia de las comunidades que no pueden defender su legítimo territorio ante el embate depredador de las corporaciones, de la explotación desmedida de los recursos, del trabajo precario, de la miseria, del hambre.

Es vergonzoso que los medios de comunicación minimicen el impacto de la investigación del equipo de Aristegui Noticias, ante la relevancia que ha tenido a nivel internacional, pero más vergonzosa es la terquedad de quienes insisten en justificar lo indefendible.

Nos ha mentido con las cifras de las desapariciones en el país, nos ha mentido con los índices de pobreza, nos ha mentido con una investigación sesgada y llena de errores en el caso de la desaparición forzada de los estudiantes de la normal de Ayotzinapa, nos ha mentido en Tlatlaya, en Apatzingán, en Ostula, en Nochixtlán. Nos engaña con el aplazamiento de una ley anticorrupción para proteger sus privilegios, nos engaña con los gazolinazos, con las fallidas reformas, empezando por su improvisada reforma educativa. Nos engaña magistralmente con una impostura académica que fue solapada por una universidad que por cierto, se ubica en los últimos lugares del ranking nacional. Nos mienten y nos engañan, todo el tiempo, y nosotros lo permitimos.

Y qué pasará cuando algún aspirante a estudiar en el extranjero esté bajo la lupa de las universidades, porque el precedente que ha sentado el actual gobierno (al que por supuesto le interesa borrar el “incidente” de la memoria colectiva) es más que motivo para despertar las suspicacias académicas, por más que las instituciones de educación superior en el país hagan alarde de su rigor y meticulosidad. Que haya ocurrido con alguien que ocupa el más alto cargo de elección popular como es el presidente es algo sintomático, sistemático, y por supuesto, totalmente despreciable.

Al subestimar la gravedad del plagio, queda en entredicho ese vínculo de confianza que debe existir entre el director de una tesis y el aspirante al título, pues no sólo la tácita complicidad tutor-pupilo se diluye o se contamina, sino que la construcción del conocimiento en la que ambos participan, también se vuelve un espejismo.

Además de exigir responsabilidades, -sí exigir, como tantas cosas que debemos exigir a este gobierno a la deriva- qué seguirá a nuestra indignación, que no sea esa burda resignación que parece que llevamos ridículamente tatuada en nuestra mexicanidad enrarecida. (Mayté Guzmán Mariscal)