LAS PERSONAS ILUSTRES (MUJERES Y VARONES)

rotonda.png

Historiadoras, periodistas, profesoras, médicas, abogadas, sociólogas, antropólogas, investigadoras, obreras, empresarias, deportistas, artistas. Con motivo de estos días de sensibilización en torno al Día Internacional de la Mujer Trabajadora, me encuentro con que existe escasa, por no decir nula información sobre las mujeres destacadas, ya no sólo de Zamora, sino de Michoacán. Para entender el grado de invisibilización del papel de las mujeres en todos los ámbitos, los mapas también suelen ser de gran ayuda.

Antes que nada, sobra decir que en Michoacán contamos con excelentes mujeres en todos los ámbitos, y esa tarea de hacernos visibles y recuperar nuestros espacios, es nuestra, de lo contrario, que no nos sorprenda que el único lugar donde aparezca la mujer michoacana como un tópico sea en las listas de los concursos de belleza o en las estadísticas de la PGR.

Volviendo a los mapas me encuentro con que el 99 por ciento de los nombres de las calles de Zamora, son de varones. ¿Nos indigna? A mi sí. Haciendo un recuento de nombres, en Zamora tenemos la conocida calle Corregidora, en homenaje a Josefa Ortiz de Domínguez, originaria de Morelia y una de las partícipes de la Conspiración de Querétaro, previa al inicio de la guerra de Independencia de México. Esta vía se bifurca en Leona Vicario, mujer periodista y otra de las personajes clave en el movimiento insurgente del país. Además hay una calle Dolores del Río (actriz originaria de Durango), en la colonia La Aurora. También hay un fraccionamiento con los apelativos de cuatro o cinco“santas” al lado de colonia López Mateos. Y es todo lo femenino que en toponimia tiene Zamora (un nombre también femenino por cierto).

Por si fuera poco, la denominada Rotonda de los Hombres Ilustres de Zamora -monumento que deja mucho que desear por el total abandono en que se encuentra- consignaba los nombres de once personajes varones de la historia zamorana, sin embargo, no se citaba a ninguna mujer, ni sus relevantes aportaciones. Además de rectificar el nombre de este monumento y que pase a ser Rotonda de las Mujeres y los Hombres ilustres de Zamora, es tarea de todas las personas (incluidas las que integran el Consejo de Cronistas que elaboró la lista) implicarnos en la labor de reinvindicar el papel de la mujer en nuestro entorno inmediato.

Debemos rescatar y visibilizar las aportaciones de tantas zamoranas destacadas, incluso en la actualidad y en todos los ámbitos. Tenemos que comenzar a contar la historia con una mirada feminista, que consigne desde la igualdad y la equidad los esfuerzos de todas las personas ayer y hoy, para construir una sociedad diferente.

Anuncios

ACTÚA CONTRA EL ACOSO DE LOS BANCOS Y OTRAS ENTIDADES FINANCIERAS

d368f807f33a42b.jpg

El año pasado, sin razón aparente, comenzamos a recibir llamadas a nuestro domicilio particular por personal de una entidad bancaria, desde distintos números telefónicos (por lo menos contamos 15 números distintos), de Monterrey -según confirmamos después por internet- ubicado como saben, a varios kilómetros de Zamora. El motivo de la llamada, según nos explicaron, era para cobrar un adeudo de una persona que no conocíamos, además de que en dichas llamadas, muchas realizadas a deshoras, ya habíamos dejado claro que nunca habíamos tenido ninguna cuenta con esa entidad bancaria. Nuestro reclamo, más que justo, era denunciar el hecho de que un banco con el que nunca habíamos tenido ningún tipo de acuerdo o contrato, tuviera nuestros datos, ya no se diga el uso indebido que se estaba haciendo de ellos. El funcionario al otro lado de la línea nos advirtió que las llamadas cesarían hasta que confirmáramos que la titular de la línea -mi madre- no era la persona que ellos buscaban -un varón perfectamente desconocido-, para lo cual solicitaban que remitiéramos por e-mail más información confidencial, como el IFE de la titular o su CURP y algún comprobante de domicilio. Era una sinrazón. Cuando le aclaramos al interlocutor que lo que pedía era un absurdo, más aún en un país como el nuestro, donde ofrecer cualquier información personal a unos desconocidos, nos pone en riesgo, nos respondió que entonces seguiría insistiendo hasta que la persona que buscaban respondiera la llamada o saldara la susodicha deuda.

Nuevamente nos remitimos al internet. En la web de la CONDUSEF (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros) encontramos que en 2016, se habían registrado 28 mil quejas contra Despachos de Cobranza, de las cuales el 77% correspondían a la Banca Múltiple.

Cabe recordar que como resultado de la Reforma Financiera, los despachos de cobranza contratados por entidades financieras deben acatar las siguientes disposiciones:

a) Identificarse plenamente.

b)Dirigirse de manera respetuosa.

c)Comunicarse en un horario incluído entre las 8 de la mañana y las 10 de la noche.

d)No amenazar, ofender o intimidar al deudor o cualquier persona que no tenga que ver con el pago de la deuda.

e)No utilizar nombres o denominaciones que asemejen a las de instituciones públicas.

f)No realizar gestiones de cobro a terceros.

g)No enviar documentos que aparenten ser escritos judiciales.

h)No recibir por cualquier vía o de manera directa el pago del adeudo.

Si eres víctima de acoso por parte de entidades financieras o por entidades privadas con fines publicitarios existen dos opciones. Llamar al número que proporciona la web de CONDUSEF para presentar la queja. Ésta fue la opción que nosotros usamos. Nos solicitaron la información de la entidad que realizaba las llamadas, así como lo números de origen de la llamada, que previamente habíamos rastreado, el nombre de la supuesta persona deudora y algún otro particular de las conversaciones telefónicas, antes de que decidiéramos no responder a esas llamadas. Una semana después de presentar nuestra queja por teléfono, cesaron las llamadas.

La segunda opción es presentar la queja al teléfono a través de la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), mediante el Registro Público para Evitar la Publicidad (REPEP), donde se pide registrar el número o los números de teléfono a donde se han recibido llamadas inesperadas de instituciones financieras o comerciales.

Recuerda que el uso indebido de datos entre particulares, con fines comerciales o de cualquier otra índole, es un delito, y ninguna institución puede hacer uso nuestra información privada sin nuestro consentimiento, así que si recibes alguna de estas llamadas, DENUNCIALO.

Más información