Festejar al árbol un día. Talarlos, ¡a diario!

Por: J.Luis Seefoó Luján*

tabachin.jpg

Apenas habían callado los discursos con motivo del Día del Árbol en México, cuando personal de parques y jardines del municipio de Zamora, la mañana del viernes 12 mutiló dos Tabachines en el área verde del Cosmos a la altura del número 1020 de  la calle Estrella. En mi primera reacción, molesta, expresé: “si la autoridad municipal no ayuda, que no estorbe”.

No sabemos con seguridad si esa destrucción fue llevada a cabo por  técnicos de “parques y jardines” o de obras públicas porque, a decir de Everildo González Alvarez: «la coordinación de ese departamento sólo emite dictámenes, pero quien ejecuta podas, talas y derribos es la Dirección de Obras Públicas» (comunicación telefónica, 12-07-2019).

Hay otro elemento que estimula el enfado: los días 5 y 8 de julio solicitamos apoyo a la autoridad municipal para despuntar algunas casuarinas y aplicar cortes a ramas entreveradas en los cables de electricidad y cable. En la petición precisamos los nombres y ubicación de dichos ejemplares. No es aceptable que hayan confundido una casuarina con un  tabachín.

Por eso, hacemos pública esta solicitud: ¿quiénes son los ejecutores materiales y los responsables de esa mutilación? y, ¿por qué razones tomaron esa decisión?

La tala nuestra de cada día

Los absurdos argumentos para talar y/o derribar son variados y lo mismo empuña el machete o la sierra un empleado municipal que un ciudadano cualquiera, sea en una colonia residencial o en un barrio marginal. Los árboles “sirven de refugio” a los vagos y a las parejas “que echan rama”; sueltan hojas; sus ramas se enredan en las líneas de la energía eléctrica y de telefonía; sus raíces llegan a obstruir los ductos del drenaje; en sus ramas anidan aves que defecan y manchan los vehículos; cuando se desgajan causan daños a las construcciones, autos y a la gente.

Por esas «sinrazones», a diario- se realiza una tala silenciosa. Asómese a cualquier colonia y en todas -con sus excepciones- amables damas y respetuosos caballeros, cual sicarios descuartizadores, estarán satisfaciendo su potencial destructivo, justificado por ampliar la cochera o simplemente para evitar que otro vecino se siente o juegue bajo la sombra de ese árbol.

Sí, sobran motivos para talar pero falta tiempo para plantar, regar, abonar, cuidar de las plagas y enfermedades que también afectan a los árboles. Así, mientras Paty y Tierra Viva, Beto y pocos colegas de MAZ, se aplican para forestar Vías Verdes; Salvador y sus cuates sudan en La Beata para mantener vivos a los arbolitos; al mismo tiempo acá en la ciudad sobran manos que mueven  sierras, hachas y machetes cercenando ramas con o sin el logo del gobierno municipal. Tranquilino Castro Romero, desde el cielo se retuerce al mirar la incesante tala “hormiga”.

No muy lejos de Cosmos: en el Jardín de Niños “Alfonso García Robles” de Progreso Nacional, calladitos los profesores -unos con su acción, otros por omisión- van secando jacarandas y casuarinas que luego derriba el departamento de parques y jardines. Nadie es responsable. Los pocos árboles y arbustos que limitan las rinconadas en el mismo fraccionamiento no corren mejor suerte, pero acá no son los profesores quienes ponen el mal ejemplo.

El área verde de Cosmos

El área verde se ubica, al norte, entre una franja limítrofe del Fraccionamiento Santa Fe (Alicante); al sur, la calle Satélite; al este, calle Estrella; y al oeste, la Galaxia.

Es una pequeña mancha arborea de fresnos (Fraxinus uhdei), pata de vaca u orquídea de árbol (Bauhinia variegata), casuarina (Casuarina equisetifolia), tabachín (Delonix regia), tabachín mexicano (Caesalpinia pulcherrima), amapa (Tabebuia rosea), ahuehuete o sabino (Taxodium mucronatum Ten), guayabo (Psidium guajava),  guayabo fresa (Psidium cattleianum), tamarindo (Tamarindus indica), ceiba (Ceiba pentandra); durazno (Prunus pérsica), mandarino (Citrus reticulata), jacaranda (Jacaranda mimosifolia), níspero (Mespilus germanicatepame),  (Acacia pennatula), guamúchil o pinzán (Pithecellobium dulce), bonete (Jacaratia mexicana), Moringa (Moringa oleifer), araucaria(Araucaria araucana), arbustos ornamentales (laurel, tulipán); té de limón (zacate), etc. Por sus dimensiones, menos de media hectárea, es insignificante.

No obstante su tamaño, esta área ofrece inestimables servicios ambientales como captación de bióxido de carbono y liberación de oxígeno, disminución del calor, filtración de agua hábitat para aves como son: primaveras, tortolita o  cocochita (Columbina talpacoti), colibrí o chupa rosas (Archilochus colubris), zanates (Quiscalus mexicanus), ticuz (Crotophaga sulcirostris), palomas, agrarista o gorrión común (Passer domesticus), luisitos (Myiozetetes similis), peti rojo (Carpodacus mexicanus),  solitario (Vireo solitarius), lechuzas y otros cuyos nombres comunes y técnicos ignoramos. También suelen verse las golondrinas (golondrina común, Hirundo rustica), pero no se asientan, vuelan en su paso migratorio. Una pareja de pájaros carpinteros vivío un tiempo en uno de los fresnos, pero migró o la cazaron.

Cosmos es una de las pocas áreas verdes compactas con alta capacidad de retención de bióxido de carbono que se localiza al norte de la ciudad. No sobra decir que la plantación y cuidado ha sido a cargo de los vecinos.

Necesitamos apoyo, no tala

Estamos en temporada de lluvia y de inminentes “colas” de huracanes; urge el mantenimiento de los árboles más  altos y no contamos con los recursos humanos y equipo adecuados para su despunte.

Las casuarinas (conocidas como pinos) plantadas en Satélite y Estrella presentan un buen desarrollo pero superan los seis metros y una de ellas, localizada frente al número 571 de Satélite cursa una riesgosa inclinación al sur con altas probabilidades de desgaje de sus ramas sobre el cableado de energía eléctrica y de telefonía.

Sin argumentar que sean ejemplares de alto valor comercial y/o ambiental, no queremos experimentar daños ni que sufran una devastación de su fronda (como las aplicadas por la CFE y/o los servicios de cable) sino un corte de la parte superior y de aquellas ramas que afectan el cableado, especialmente de casuarinas, fresnos y jacarandas en calle Estrella.

El tema del mantenimiento a las copas de los árboles ha sido abordado verbalmente con personal de parques y jardines quien nos ha explicado no contar con equipo adecuado (vehículos con escaleras) para llevar  a cabo tal tarea cubriendo las normas de seguridad básicas tanto para el trabajador como para el corte, técnicamente bien hecho, de las ramas.

Por estas consideraciones el 5 de julio solicitamos el apoyo de la dirección de obras públicas para despuntar las casuarinas de las calles Estrella y Satélite, especialmente la localizada frente al 571 de esta calle y podar las ramas entreveradas en el cableado en la calle Estrella. Luego, el 8 de este mismo mes, acudimos de nuevo  a esa dirección en la que nos atendió amablemente y sin demora el Ing. Miguel Aviña García, titular de esa dependencia. Su respuesta positiva -precisó- estaría condicionada al dictamen del coordinador de Parques y Jardines, señor Everildo González Alvarez.

Por fortuna, esa misma mañana, del encuentro casual con Everildo, en la calle Alicante y casi Azucena, nos trasladamos al área verde de Cosmos, donde valorando la situación concreta, Everildo concluyó que sí era recomendable despuntar la casuarina ubicada  en Satélite casi esquina con Estrella y no era necesario cortar ninguna rama a los fresnos, jacarandas y casuarinas de esta segunda calle, Estrella.

Entonces, ¿Quién y por qué dañó al tabachín?

Es posible que una brigada de trabajadores de Parques y Jardines, bajo las órdenes de la Dirección de Obras Públicas (o por su propia iniciativa) haya talado el tabachín. También es creíble que esos trabajadores municipales haya confundido al tabachín con una casuarina. En nada se parecen, pero no se puede exigir a un trabajador de parques y jardines que identifique a todos los árboles.

Tampoco es remoto que un vecino de Cosmos  -con una módica propina- haya logrado el corte de unas ramas que se extendían sobre la calle Estrella. Otra razón -que puede ser válida- para talar los tabachines (delonix regia) es que se trata de  árboles exógenos; no son de aquí, son originarios de Madagascar (donde es una especie en peligro de extinción).

Delonix regia conocido como Tabachín tiene nombres distintos en otros lugares del mundo: framboyán, flamboyán, chivato, flamboyant, tabachín, malinche, ponciana o acacia. Delonix proviene del griego δηλος (delos), “evidente”, y ονυξ (ónix), que significa “garra”, por imaginar  los pétalos  como garras.

Los Tabachines o Delonix regia, gozan de cabal salud en Estados Unidos (Florida, Islas Vírgenes y Hawaii), Puerto Rico, México, América Central, Cuba, República Dominicana, Venezuela, Colombia, Ecuador zona costera de Perú, oriente de Bolivia, Paraguay, Brasil, costa noreste y selvas subtropicales del Noroeste Argentina e India; algunos lugares de Australia; Madeira en Portugal; Canarias, Cádiz, y las Costas Valenciana y Alicantina.

Sea como fuere, necesitamos apoyo, no perjuicios de la autoridad. Quizá no sea necesario exigir una información clara ni  precisar responsabilidades sobre la “joda”, no poda del tabachín porque estamos en la Cuarta Transformación con un gobierno diferente. No lo creo, en lo más básico de los servicios públicos estamos igual o peor que antes.

*Doctor en Ciencias Sociales por la UdeG y colaborador de Zamora Despierta. El contenido de este artículo es responsabilidad de su autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s